sábado, 21 de abril de 2012

TRANSFORMACIONES

La energía,  la propiedad de los cuerpos de producir transformaciones, se presenta de diferentes formas: cinética, potencial, eléctrica etc. Cuando se producen cambios en los cuerpos, la energía de una determinada clase puede disminuir, mientras aumenta la energía de otra clase.
Por ejemplo, cuando una piedra cae aumenta la velocidad, es decir, aumenta su energía cinética, a costa de disminuir la energía potencial o la energía química de la gasolina se transforma en energía cinética del coche.

 En todas las  transformaciones o cambios hay una ley fundamental de la Física que siempre se cumple, es la ley de conservación de la energía y dice:
           
La energía no puede ser creada ni destruida. Puede transformarse de una forma en otra, pero la cantidad total de energía siempre permanece constante, es decir, siempre es la misma.


Degradación de energía
 Es frecuente leer o escuchar expresiones como “solo queda energía para unos 50 años”, o” el consumo de energía en los países desarrollados es mayor que en los países en vías de desarrollo”. También  nos hacen recomendaciones para ahorrar energía.
Si la energía se conserva, ¿cómo podemos decir que la energía se gasta o se acaba?

Tenemos que tener en cuenta:

 Aunque la energía se conserva, no todas las formas de energía  son igual de útiles para el hombre y podemos hablar de tipos de energía, unas con más “calidad” que otras, dependiendo  del aprovechamiento que podamos obtener de ella, es decir, de la cantidad de transformaciones que se puedan obtener.
 Generalmente, cuando usamos la energía para algún proceso que nos proporciona bienestar, utilizamos la energía de una determinada calidad y al final del proceso tenemos la misma cantidad de energía, pero de peor calidad, decimos que la energía se ha degradado.


En todas las transformaciones, parte de la energía se convierte en energía calorífica. El calor es una forma degradada de energía.

Por ejemplo:
En los botes, la pelota está transformando energía potencial en cinética y viceversa. Pero parte de la energía se pierde (se transforma en calor) Por eso los botes son cada vez más bajos. Decimos que la energía se degrada, porque no puede ser aprovechada.

Otro tipo de energía que, como el calor, se disipa en muchos procesos es el ruido (energía sonora).

Rendimiento de las transformaciones

 Al utilizar las máquinas no toda la energía se emplea en provocar las transformaciones que se pretende, sino que hay parte de la energía, que generalmente como consecuencia de rozamientos, se emplea en calentar el motor de la máquina o el aire que la rodea. Por eso se suele emplear el concepto de rendimiento o eficacia de la máquina:
              El rendimiento es la relación (en % ) entre la energía que aprovechamos y la energía que suministrada en la transformación.



Etiquetas energéticas
Un sistema energéticamente eficiente es aquel que tiene un rendimiento máximo, es decir, aprovecha al máximo la energía que le suministramos.
         Los electrodomésticos son consumidores voraces de energía. Pero no todos consumen lo mismo, aunque ofrezcan las mismas prestaciones, puesto que no todos son igual de eficientes. Un electrodoméstico es eficiente si ofrece las mismas prestaciones que otros consumiendo menos energía.


            Con el propósito de informar a los usuarios de la eficiencia energética todos los electrodomésticos  deben venir clasificados con una etiqueta energética, que nos indica  como es de eficiente ese electrodoméstico.
            Hay  siete etiquetas (A, B, C, D, E, F, G), identificadas cada una de ellas con un color. Los electrodomésticos A son los más eficientes y los que lucen una G son aquellos que consumen más energía para la realización de la misma tarea.
            Las etiquetas sólo son comparables dentro de un mismo grupo de electrodomésticos: no debe interpretarse igual una” D” en una lavadora que en una bombilla.

Eco- etiqueta

No podemos conformarnos con que un electrodoméstico sea energéticamente eficiente. Ahorrar energía es una forma de respetar el medio ambiente, pero en el proceso de elaboración, en el uso y en el proceso de eliminación de un producto también se pueden tomar medidas que contribuyan a un uso más respetuoso  del medio ambiente      
            En este sentido, en 1992 la Unión Europea estableció un distintivo que solo pueden llevar los productos respetuoso con el medio ambiente en todas las etapas de su “vida”, desde la obtención de las materias primas para fabricarlo hasta su eliminación. Este distintivo es la etiqueta ecológica o eco-etiqueta


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.